Puede reducir el riesgo de infección:
Lavándose las manos regularmente con agua y jabón o con desinfectante de manos a base de alcohol
Cubriéndose la nariz y la boca al toser y estornudar con un pañuelo de papel desechable o con la parte interna del codo
Evitando el contacto directo (1 metro o 3 pies) con cualquier persona con síntomas de resfriado o gripe (influenza)